classifieds    contact    advertise    archives    download newspapers

Una inspección secundaria en el puesto de control en Marfa acabó con la detención de una residente de Alpine

April 13th, 2017 under Noticias en Español
Lena Hill

Lena Hill

Por JOHN DANIEL GARCÍA

johndaniel@bigbendnow.com

CONDADO DE PRESIDIO – Una inspección secundaria en el puesto de control en Marfa de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos (USBP) a finales de febrero acabó con la detención de una residente de Alpine acusada de ebriedad en público después de que cuestionara la orden del agente de dejar de filmar el encuentro con su celular.

La detención de Lena Hill tuvo lugar la noche del sábado, 25 de febrero, cuando Hill, su marido Tyler Spurgin, Sarah M. Vásquez, Kaki Aufdengarten-Scott, Anthony DeSimone y yo volvíamos de la protesta en Presidio que llevaba el lema No a la Frontera No al Muro.

En el puesto de control de la Patrulla Fronteriza cerca de Marfa, nuestro destino final, el coche en el que estábamos, propiedad de Allison Scot, suegra de Aufdengarten-Scott y directora de la Escuela de Primaria Dirks Anderson en Fort Davis, fue dirigido a la zona de inspecciones secundarias después de que uno de los agentes alegara que el perro había detectado un olor.

“Por cuanto yo recuerdo, no hubo tiempo para que el perro alertara nada, lo cual iniciaría un registro,” dijo DeSimone, que añadió que el perro no se movió alrededor del vehículo. “Creo que, básicamente, nos engañaron para que pasásemos por un registro secundario.”

A medida que nos acompañaron al banco de metal en el muro occidental del punto de control, Hill “que grababa la detención con su celular” fue ordenada de forma agresiva por el adiestrador canino a guardar su celular.

Mientras cerraba la aplicación del

vídeo y pantalla de bloqueo, el

mismo agente, identificado como Agente Villarreal, se acercó apresuradamente a Hill diciéndole que obedeciera su “maldita orden.” Hill luego preguntó al agente si iba en contra de la ley grabar, lo cual provocó que el agente la enviara a la sala de interrogaciones en el puesto de control.

“La gente como yo, que ha sido registrada y detenida varias veces por tener una matrícula de California y el cabello largo, ha aprendido a mantener nuestras bocas cerradas porque simplemente queremos volver a casa lo antes posible,” dijo DeSimone. “Es menos probable [que pase con] la gente como Lena y Kaki, y creo que eso es importante.”

Stephen Crump, jefe de la División del Sector del Big Bend de la Patrulla Fronteriza, dijo al respecto del incidente que no podía hacer comentarios porque hacía falta una investigación del asunto.

Según la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), grabar cualquier agente de la ley, incluyendo los agentes federales, no es ilegal a no ser que interfiera con los deberes de los agentes.

La ACLU ha publicado un conjunto de derechos fronterizos disponible en inglés y en español que se puede descargar en https://www.aclutx.org/en/Know-your-rights/border-pocket-guide y una guía respecto a la grabación de agentes en  https://www.aclutx.org/en/know-your-rights/your-right-film-police.

Según Joshua Devack, de El Paso y agente de relaciones con los medios de comunicación para Aduana y Protección Fronteriza (CBP), grabar a los agentes de CBP es legal en ciertas circunstancias.

“Si la grabación o el registro en un puesto de control de la USBP está hecha en una vía pública, entonces se trata del derecho del individuo,” escribió en un correo electrónico a Marfa Big Bend Sentinel y Presidio International. “No obstante, la grabación o el registro en propiedad gubernamental como por ejemplo un edificio, aparcamiento, Puerto de Entrada u otras instalaciones gubernamentales está contra la ley.”

Hill no fue acusada de ninguna infracción relacionada con la grabación de la parada en vídeo.

Devack no pudo comentar sobre la detención de Hill.

“Creo que ella optó por no actuar como una masa amorfa sin rostro y, en cambio, apelar a sus derechos como ciudadana, contribuyente, miembro trabajador de la comunidad y veterana,” dijo DeSimone respecto a Hill.

Hill, ex residente de Marfa, sirvió en Yokosuka, Japón, en la Marina de los Estados Unidos desde 2002 hasta 2006 y fue dada de baja honorablemente.

Otro agente en el lugar, el agente Long, nos dijo que el puesto de control ya tenía cámaras para grabar las interacciones “por la seguridad de [los detenidos y los agentes],” aunque no hay ningún aparato en el puesto para grabar el audio.

Los agentes registraron el vehículo, la bolsa de emergencias de Scott, los bolsos de las mujeres detenidas y la mochila de DeSimone, y una quesadilla sobrante en el maletero del coche.

Mientras tanto, dos agentes de la Oficina del Sheriff del Condado de Presidio, incluyendo Frank Hernández, agente encargado de detenciones, llegaron a la escena y entraron en el puesto para hablar con Hill. Los agentes, tras comprobar los permisos de conducir de todos los detenidos (el agente Muñóz, que lideró el registro del vehículo, explicó que era para ver si había órdenes relacionadas con estupefacientes), nos soltaron y dijeron que Hill sería arrestada y acusada de ebriedad en público ya que “olían alcohol en su aliento y por su comportamiento.”

Una revelación: tras asistir a la protesta en Presidio y almorzar en El Patio, pasamos media hora en el recién abierto Presidio Trading Post antes del viaje de una hora en coche hasta Marfa. Ninguno de nosotros bebimos lo suficiente como para estar ebrios. Ni Aufdengarten-Scott – la conductora- ni Spurgin bebieron en el bar, mientras que Hill, Vásquez y yo bebimos cada uno una cerveza y DeSimone, que bebió más, tomó tres.

Ni los ayudantes del sheriff ni los agentes sometieron a Hill a una prueba de sobriedad, a una prueba de alcoholemia o una prueba de sangre para confirmar la intoxicación antes de llevarla a la celda en la Cárcel del Condado de Presidio durante 15 horas.

“Me perturba lo que pasó a un nivel federal, con la manera en que el agente Villarreal habló con Lena y la detuvo [en la Cárcel del Condado de Presidio], pero creo que lo más alarmante es cómo fue tratada a nivel local,” dijo Aufdengarten-Scott, que dijo que Hill sólo recibió un tarro de pepinillos lleno de agua mientras estuvo detenida. “No hicieron ningún esfuerzo por recoger pruebas para demostrar que estaba ebria, se tomaron su tiempo para soltarla y la dejaron en el cemento frío de la celda durante 15 horas. La manera en que la trataron fue deplorable. La condición y el trato a la gente en las instalaciones del condado, por cómo ella los describió, tienen que ser abordados. Si no tienen los fondos para gestionarlos adecuadamente, entonces no deberían gestionarlos en absoluto.”

Según Aufdengarten-Scott, el hecho de que algunos agentes de la Patrulla Fronteriza no tengan interés en las comunidades a las que sirven ha ayudado a crear un ambiente de desconfianza.

“Los agentes no viven aquí (en Marfa). Recuerdo cuando era una niña; tenía un vecino que era piloto para la patrulla fronteriza. Solían tener sus propias casas y enviar a sus hijos a la escuela aquí,” dijo. “Es inútil castigarlos porque simplemente serán trasladados y sustituidos por otra persona que no participa en la comunidad.”

La detención, dijo DeSimone, le ha hecho cuestionar su decisión de seguir viviendo en la zona a la que se trasladó hace una década.

“La patrulla fronteriza sigue mostrando cero tolerancia o compasión por la gente que vive y trabaja en la zona,” dijo. “Te hace preguntar si se trata de un lugar donde puedes seguir viviendo tranquilamente. Sé con certeza que Lena no estaba ebria. No se comportaba de manera beligerante, sino que defendía sus derechos y quería preguntas y explicaciones de por qué estaban actuando de manera agresiva.”

La situación, dijo Aufdengarten-Scott, le ha conducido a una nueva comprensión de la política fronteriza ante la cual su género y raza la han protegido.

“Lo que aprendí y saqué de todo esto es que soy ignorante. Soy una mujer blanca, con educación, y he tenido ciertos privilegios que me han protegido de todo esto toda mi vida. Es difícil porque, honestamente, no puedo empezar a comprender la lucha, pero si lo que pasó [aquel] sábado es cualquier indicio de lucha, entonces yo diré algo,” dijo.

Actualmente, Aufdengarten-Scott está intentando conseguir que un orador de la ACLU informe a los ciudadanos en la zona circundante de sus derechos.

Hill no pudo hacer comentarios para este reportaje según le indicó su abogado, su suegro Steve Spurgin, que habló en representación de Hill.

“En representación de mis hijos, que también son mis clientes, he presentado una petición bajo la Ley de Libertad de Información para acceso a los videos y los informes respecto a su detención,” dijo.

Está previsto que Hill impugne la acusación por ebriedad pública.

Aunque fueron presentados a finales de febrero, Spurgin aún no ha recibido los materiales solicitados de CBP.

Se pueden presentar alegaciones de mala conducta por parte de los agentes llamando al número gratuito 1-888-246-8253, escribiendo un correo electrónico a joint.intake@dhs.gov o por correo tradicional a P.O. Box 14475, 1200 Pennsylvania Avenue, NW, Washington DC 20044.

“CBP toma en serio el profesionalismo y la integridad. Cualquier alegación de mala conducta o comportamiento no profesional será investigada,” escribió Devack.

Traducción de 

MIRIAM HALPERN CARDONA 

Share |

Story filed under: Noticias en Español

about   advertise   archives   contact   download newspapers   home   subscribe